Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, obtener estadísticas y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo click en "leer más"


"Piensa que lo que Dios nos da no ha de ser para creernos mejores sino para servirle mejor" (Sta. Joaquina de Vedruna)

La Fundadora de la actual Congregación de HH. Carmeligas de la Caridad Vedruna, que inició sus pasos en 1826 en la ciudad de Vic (Barcelona), es Santa Joaquina de Vedruna.

Joaquina había nacido en Barcelona (España) el 16 de abril de 1783, en una familia profundamente cristiana, perteneciente a la burguesía intelectual de la ciudad. Quinta de ocho hermanos, este escenario familiar le ofreció unas posibilidades de educación poco accesibles a la mayoría de mujeres de su época. Un hecho determinante para la Fundadora del futuro.

Con inquietudes religiosas desde su primera juventud, aceptó, no obstante, como clara voluntad de Dios, contraer matrimonio con un joven abogado de Vic, amigo de la familia: Teodoro de Mas.

Vivieron juntos una intensa experiencia de amor conyugal, y fueron padres de nueve hijos. Compartieron también tiempos de tribulación, y el dolor de una guerra entre España y el Estado francés de Napoleón, que les hizo conocer la separación, el exilio, el empobrecimiento y la muerte. Enfermo tras la guerra, Teodoro murió prematuramente, cuando Joaquina tenía sólo 33 años.

image005La joven viuda se trasladó a Vic, al Manso Escorial, y allí se entregó a la educación de los seis hijos que habían sobrevivido, a luchar por el sustento familiar y a atender y acompañar a los enfermos del Hospital de pobres de la ciudad.

De un modo inesperado y providencial, Joaquina conoció al fraile capuchino Esteban de Olot, un misionero que recorría los pueblos de la Cataluña rural y que, en esa tarea pastoral, constataba la pobreza, el abandono y el sufrimiento en que vivían sus gentes, y la necesidad urgente de alguna forma organizada y estable que les ofreciera ayuda. Ayuda y oportunidades de una educación que les rescatara de la ignorancia y les permitiera liberarse y progresar.

Del encuentro entre la sensibilidad y madurez de Joaquina de Vedruna y las inquietudes y experiencia pastoral de Esteban de Olot, surgió el proyecto de fundación de un nuevo tipo de Congregación religiosa de carácter apostólico y abierto, que diera respuesta a esas necesidades.

Mientras el proyecto maduraba, los hijos de Joaquina crecían y los tres mayores tomaban sus opciones de vida. Las tres hijas más jóvenes podían ya quedar al cuidado compartido de su propia madre y de su propio hermano mayor, ya casado. El camino de la fundación quedaba expedito.

A finales del año 1825, Joaquina presentaba al Obispo de Vic la petición formal para iniciar el proyecto fundacional. Y el 26 de febrero de 1826 se ponía en marcha.

En poco tiempo, la acción de las comunidades de Joaquina se hizo presente en los pueblos de la Cataluña rural de entonces. La sencillez evangélica de las Hermanas, su cercanía a la gente, su abnegación y su buen hacer al servicio de los más pobres en el

campo de la educación de la mujer, de la salud y de la acción social, las hicieron creíbles y deseadas en muchas partes.

Cuando Joaquina murió –el 28 de agosto de 1854- a los 71 años de edad, dejaba tras sí una presencia consolidada de 27 comunidades y unas 150 hermanas.

image007Tras ellas y una generación tras otra, la historia congregacional, se ha enriquecido con la experiencia y aportaciones de quienes se han ido incorporando al proyecto que nació con Joaquina. Como ella soñó, su pequeño grano de mostaza es hoy un árbol frondoso que "acoge gentes venidas de todas partes", un espacio de vida renovada puesto al servicio del Evangelio.

El Papa Pío XII beatificó a la fundadora el 19 de mayo de 1940. Fue canonizada por Juan XXIII el 12 de abril de 1959. Los restos de Santa Joaquina de Vedruna se veneran en la capilla del Manso Escorial de Vic.

Orientadas hacia el único objetivo de "trabajar por la gloria de Dios y el bien del prójimo", las comunidades de Joaquina de Vedruna se situaron en entornos populares, incluso marginales,

  • para promover la educación de las mujeres,

  • para asistir a los enfermos pobres,

  • para sostener y acompañar a los excluidos

y "hacer así presente en la tierra el Reino prometido a los pobres".


80 familias
Parque tráfico
Internas 2015
Salida Atoño
Salida Segovia
Taller Otoño2015
Logo Vedruna
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd